viernes, 12 de junio de 2009

Jolie Holland

Suena igual pero diferente. Sus canciones suenan distintas pero repetidas. No puedo explicarlo. Muchas veces, la música que hace, las canciones que compone, que canta son perfectas para cerrar los ojos y reflexionar, aprovecharlas como se aprovecha en los poemas el rumor del mar. Sin embargo, esa utilidad se desvanece sin que puedas ser consciente. De repente, la canción se apodera de ti, y sus efectos sugerentes, evocadores, se pierden. Necesitas paladear su voz, necesitas descubrir sus palabras, necesitas atender a los mensajes que esconden las notas. Todo el mundo lo dice: es un poco de jazz, un poco de folk, un poco de country y un poco de blues. Con unas gotitas de soul. Aún así, es auténtica, distinta, única, personal, embriagadora y subyugante, estos dos últimos adjetivos hablan más del efecto que su música produce en mí que de otra cosa. Y sobrio. Luego, apuntemos esos detalles: que le gusta a Tom Waits, que fue una de las fundadoras de The Be Good Tanyas y bla bla bla. Yo propongo la canción, como siempre, y ya cada uno a su pingüi que decía el otro. La canción que propongo es "Mexico City" y hasta he tenido suerte y el video está en el youtube.