viernes, 24 de septiembre de 2010

The Cloud Room

Dicen Peck y Coyle en su libro A Brief History of English Literature que "the most admired works of literature are those produced a time when there are the most dramatic shifts from one way of looking at the world to another way of looking at the world." Que viene a traducirse como que las mejores obras literarias son aquellas que se emplazan en un contexto de cambio social o cultural siempre y cuando éste cambio impregne la obra. Me ha salido una traducción muy muy libre y muy muy mala.
Dicen que The Cloud Room se llaman así por un speakeasy (uno de los bares que vendía alcohol a escondidas durante la época de la prohibición) que había en lo alto de un rascacielos de New York. Esto lo encuentras en la Wikipedia. Y en la Wikipedia también puedes leer que J Stuart escribió la canción que propongo hoy "Hey Now Now" mientras pasaba por una aguda crisis debido a que le habían diagnosticado un positivo por sida que resultó ser falso.
La canción fue todo lo hit que un hit indie puede llegar a ser, pero sea lo que sea hit y signifique lo que signifique indie, la canción llegó a ser utilizada para hacer un anuncio de Pepsi en el que Ronaldinho no creo que bailara mucho al son de la canción, lo suyo es otro tipo de música.
La canción es pegadiza y de un ritmo desesperadamente animoso, incluso desde el principio. Si Peck y Coyle escucharan la canción podrían adivinar tanto en la letra como en la base rítmica de la canción, el contexto de cambio, el turmoil que dirían ellos, que vivía J Stuart, porque las revoluciones también son interiores, y siempre son dolorosas. Ni el estribillo sin letra es redentor. J Stuart sabe que no vale de nada mirar hacia atrás, y sabe que hay que coger el autobús, ahora, ocurra lo que ocurra, termine la canción cuando se termine. No creo que a Peck y a Coyle les entusiasme la canción, ni tan siquiera a Ronaldinho ni al dueño de la Pepsi, pero mi casa se ha convertido en un speakeasy y now, now mismo, esta canción me ayuda, como supongo que le ayudaría a J Stuart, a volar hasta la habitación de la nube.