Ir al contenido principal

Haggish



77/82. Siete y siete catorce más ocho veintidós y dos más veinticuatro. Veinticuatro horas seguidas, todas las del día, podía haber estado viendo a los Haggish en directo. A mí se me hizo corto. Del 77 al 82, ambos inclusive, son seis años que los Haggish recorren sin marearse, mientras aprovechan para repasar la historia más turbia y pura del punk a ambos lados del océano Atlántico. A mí se me hizo corto. 
Ya les había visto en El Tubo con este espectáculo: el cantante disfrazado de John McEnroe, apuntándose ace tras ace con cada himno del punk y del hardcore que canta. Rebusca en el blog y vuelve a leer lo que ya conté porque si, normalmente, ya digo pocas cosas que interesen, imagínate si encima me repito. 
El de ayer en el Rocketa (Rock eta Golak) fue parecido a aquel del Tubo en cuanto a actitud, intensidad y ejecución, pero, personalmente, me dio la sensación de que ayer estuvieron más inspirados. El bajista hasta echó una sonrisa y todo, joder. Y John McEnroe, después de cerciorarse de que llevaba la bragueta bien subida, opositó con garantías al premio al mejor frontman del FestiBal. No creo que le importen mucho los premios ni lo que yo maldiga aquí, pero el tío estuvo insuperable, impetuoso y flexible, zascandil como si en lugar de beber cerveza le diera buches sin parar a un barril de michelada. Desde el principio eché de menos que no hubiera allí algún fotógrafo profesional, porque habrían acabado con un esguince en el índice de tanto disparar. La cosa es que por mucho que gesticule el cantante, aunque el batera se tape la jeta, y el guitarrista te apunte a la sien con su guitarra, nada parece parafernalia o exagerado. Todo parece natural y en su punto: hasta las canciones parece que las han escrito ellos. 
Lo que eché de menos, realmente, y aquí viene el momento cebolleta en el que se me fue la chaveta y me tuvieron que agarrar porque ya quería ponerme a escribir una carta abierta en la prensa escrita, fue gente. Creo que el cantante lo dijo al final. Algo así: “hay una generación perdida, pero estos son la esperanza… y, si no, nos queda la copla.” Quédate con la copla, porque sí: había niños por allí, algunos perdidos. Pero no es esa la generación que está perdida. En primera fila, estábamos los de siempre: gente que ya ha visto muchos conciertos y que lo sigue haciendo. Se echó de menos a esa generación perdida; a la que, en mi humilde opinión, les ayudaría mucho asistir a esta lección de historia musical: repertorio y ejecutantes están a la altura de una clase magistral. 
Lo que no eché de menos, vamos a terminar con lo positivo, fue un buen sonido. Fíjate que en el Rocketa, con sus techos altos, suele fallar. El de los Haggish quizás haya sido el concierto con mejor sonido que he visto allí, y ya he visto unos cuantos. 


Banda: Haggish
Escenario: Rock eta Golak
Día: Sábado, 15-07-2017
Número de palabras: 500
Fotografía: Busty'n'zas

Comentarios

Entradas populares de este blog

Esto es un... FESTIBAL (Sin nombre, pero con B de Baraka)

La culpa la tienen ellos. Sí, les apunto con el dedo: los hosteleros del pueblo. Quién si no iba a ser capaz de convertir las fiestas patronales en lo más parecido a un festival de rock alternativo e itinerante, sin patrocinio comercial ni zona de acampada, sin grandes aspiraciones de negocio pero con un buen repertorio de bandas, al que todos nos apuntaríamos con los ojos cerrados. Ellos. Culpables. Llevan haciéndolo unos cuantos años seguidos ya. Y este año va a ser igual.
Lo vais a ver ahora mismo bien claro. Y, recordad, esto pasa en Barakaldo, donde llevamos años preguntándonos qué fue de nosotros y dónde quedó nuestra identidad. Pues esto pasa acá:
En menos de diez días, más de tres decenas de conciertos, con bandas locales y no tan locales. Con gente que ha grabado ya varios discos, que tiene reseñas en el Ruta 66, hasta premios, muchas tablas... Y otros con menos, con menos de todo, pero con resolución y hambre. Bandas que han tocado en festivales, en salas espaciosas o en ot…

Si Johnny Thunders levantara la cabeza...

... Se la golpeaba contra la pared para asegurarse de que esto no es un sueño. Luego, convencido, seguro que se apuntaba a la fiesta como deberíamos de hacer todos nosotros, amiguitos y amiguitas. ¿Estabais esperando esto, verdad? En absoluta primicia: ahí lo tenéis, el esperado cartel de conciertos que nos han preparado en el Tubo para amenizarnos las fiestas patronales. Así, no me jodas, hasta The Heartbreakers se apuntarían a honrar a la virgen del Carmen. 

La jarana comenzará con pedigrí, porque el Jueves 13 subirán desde Granada los Copycats para honrar el punk de finales de los setenta con buen pulso y actitud. El viernes 14, es decir, al día siguiente, Pomeray, más chulos que nadie, harán un concierto especial de dos pases para celebrar la inauguración festiva. Ya no se para, porque el sábado, Macarrones, de los que ya hemos hablado en este blog, llegarán desde Madrid para ensalzar esa corriente musical que va desde Turbonegro hasta Porco Bravo. El domingo no se descansa y, pa…

Putakaska

Tengo el oído derecho como la cavidad de una concha de gastrópodo. Si te acercas, no es que escuches el océano, es que viajas hasta la zona oeste del cabo de Hornos en un día de fuertes vientos. Son las consecuencias de ver en directo a los Putakaska desde primera fila, aunque escorado, cerca del equipo de sonido. Igual que también es consecuencia del concierto que la camisa que llevaba puesta vaya probablemente a la basura. Porque fue así: ellos estuvieron inspirados y fogosos arriba pero, abajo, la peña no les fue a rebufo. Como ya me puse moñas con Los Roñas al concierto de los Putakaska entré a flor de piel, como se dice, creo, en Román paladino. En la pared se leía ya la lista de canciones y te entraban aún más las ganas de que empezaran. Y empezaron a fuego con “Mil demonios” para cerrar el primer tercio del concierto con “Sé tú mismo” y “Vives” del histórico Vivo vacilando que dio paso a “Verano’86” de su último disco, Pegarles Fuego, canción que tuvieron que recuperar al final…