Ir al contenido principal

Last Fair Deal



Este concierto te lo podía resumir en una sola frase: qué asco dan. Pero, luego, para que no hubiera malentendidos, más aún en estos tiempos en los que hilamos fino con cualquier comentario, te tendría que explicar que también es fina la ironía y que no fue mía la frase, si no que se repetía por allí, ya que todo el mundo parecía salir de El Cuervo convencido del talento y lozanía que distingue a Last Fair Deal.
Yo debería, en cualquier caso, resumir esta entrada, y lo voy a hacer, lo juro, porque no vi el concierto entero, y probablemente, ni cuarto y mitad. Confieso que llegué tarde, muy tarde; de manera justificada, pero tarde al fin y al cabo. Te voy a dar más datos: llegué justo cuando andaban buscando la maza del bombo. Me dio tiempo, eso sí, a sumarme al clima de satisfacción y goce que parecían compartir todos los que estaban allí. Desde la esquina que me guardaron mis compañeras, cuando encontraron la maza y volvieron a empezar, me dejé llevar. Hasta me sorprendí un par de veces mirando al suelo y haciendo gestos con la mano para seguir el ritmo, algo que no había hecho nunca en mi vida, que yo recuerde. El resto del tiempo, claro, levantaba la barbilla y me fijaba en la batera, que tiene el nervio justo entre delicadeza y fuerza, además de una habilidad especial para trasladar con sus gestos y requiebros toda la energía y el sentimiento que aplica a los golpes. Yo la miraba a ella y ella miraba de reojo a su guitarrista, con un solo ojo porque el otro se lo tapaba el flequillo, para seguirle el ritmo y la inercia. A la batería, le ataviaba la voz estriada, acompañada por las espirales inesperadas que salen de la guitarra y el arijo que tornea el bajista para que todo el sembrado se llene de canciones luminosas y, en algunas ocasiones, todo lo contrario, enigmáticas, como creo que he leído en algún sitio que siempre se ha escrito y tocado el blues: en la frontera entre la luz y la oscuridad. 

No es la primera vez que lo hacen. Pero, esta vez, lo hacían en el pueblo, con el Cuervo petado (más gente fuera que dentro, cierto) y se lucieron para la ocasión. Yo solo vi lo justo pero era de obligación dejarlo aquí por escrito.

Banda: Last Fair Deal
Escenario: Bar El Cuervo
Día: Sábado, 15-07-2017
Número de palabras: 400
Fotografía: Isa

Comentarios

Entradas populares de este blog

Esto es un... FESTIBAL (Sin nombre, pero con B de Baraka)

La culpa la tienen ellos. Sí, les apunto con el dedo: los hosteleros del pueblo. Quién si no iba a ser capaz de convertir las fiestas patronales en lo más parecido a un festival de rock alternativo e itinerante, sin patrocinio comercial ni zona de acampada, sin grandes aspiraciones de negocio pero con un buen repertorio de bandas, al que todos nos apuntaríamos con los ojos cerrados. Ellos. Culpables. Llevan haciéndolo unos cuantos años seguidos ya. Y este año va a ser igual.
Lo vais a ver ahora mismo bien claro. Y, recordad, esto pasa en Barakaldo, donde llevamos años preguntándonos qué fue de nosotros y dónde quedó nuestra identidad. Pues esto pasa acá:
En menos de diez días, más de tres decenas de conciertos, con bandas locales y no tan locales. Con gente que ha grabado ya varios discos, que tiene reseñas en el Ruta 66, hasta premios, muchas tablas... Y otros con menos, con menos de todo, pero con resolución y hambre. Bandas que han tocado en festivales, en salas espaciosas o en ot…

Si Johnny Thunders levantara la cabeza...

... Se la golpeaba contra la pared para asegurarse de que esto no es un sueño. Luego, convencido, seguro que se apuntaba a la fiesta como deberíamos de hacer todos nosotros, amiguitos y amiguitas. ¿Estabais esperando esto, verdad? En absoluta primicia: ahí lo tenéis, el esperado cartel de conciertos que nos han preparado en el Tubo para amenizarnos las fiestas patronales. Así, no me jodas, hasta The Heartbreakers se apuntarían a honrar a la virgen del Carmen. 

La jarana comenzará con pedigrí, porque el Jueves 13 subirán desde Granada los Copycats para honrar el punk de finales de los setenta con buen pulso y actitud. El viernes 14, es decir, al día siguiente, Pomeray, más chulos que nadie, harán un concierto especial de dos pases para celebrar la inauguración festiva. Ya no se para, porque el sábado, Macarrones, de los que ya hemos hablado en este blog, llegarán desde Madrid para ensalzar esa corriente musical que va desde Turbonegro hasta Porco Bravo. El domingo no se descansa y, pa…

Putakaska

Tengo el oído derecho como la cavidad de una concha de gastrópodo. Si te acercas, no es que escuches el océano, es que viajas hasta la zona oeste del cabo de Hornos en un día de fuertes vientos. Son las consecuencias de ver en directo a los Putakaska desde primera fila, aunque escorado, cerca del equipo de sonido. Igual que también es consecuencia del concierto que la camisa que llevaba puesta vaya probablemente a la basura. Porque fue así: ellos estuvieron inspirados y fogosos arriba pero, abajo, la peña no les fue a rebufo. Como ya me puse moñas con Los Roñas al concierto de los Putakaska entré a flor de piel, como se dice, creo, en Román paladino. En la pared se leía ya la lista de canciones y te entraban aún más las ganas de que empezaran. Y empezaron a fuego con “Mil demonios” para cerrar el primer tercio del concierto con “Sé tú mismo” y “Vives” del histórico Vivo vacilando que dio paso a “Verano’86” de su último disco, Pegarles Fuego, canción que tuvieron que recuperar al final…