sábado, 15 de julio de 2017

Pomeray



Se hicieron todo el disco. Desde "Nuevo Harlem" hasta "Cara B". Así, de arriba a abajo y sin parar ni para coger impulso. Y mira que hay cosas dentro de ese disco, cosas que pesan. Desde Lorca hasta las drogas más duras, de Granada a Manhattan, de Sonic Youth a spoken word, Serguei Krikaliov, el alma de Lancóme, la generación Beat... Casi nada. Inercia es un disco gordo, denso, redondo, con notas a pie de página, de los que se pueden escuchar como si estuvieras intentando memorizar una enciclopedia o como en un viaje sideral, más allá de las normas de transfiguración. Y se lo hicieron entero. Si, después del intermedio, se hubieran atrevido con el Hermanos Carnales de Surfin' Bichos, dicho y hecho, lo prometo, me tatuaba el nombre de la banda en las amígdalas. 
Además, lo hicieron bien. Niquelado. Y es que hay que empezar inspirado, porque solo la primera batería que abre "Nuevo Harlem" ya te dice si vas a por el aprobado o a por el cum laude. Y a mí se me erizó la piel del brazo izquierdo, que es el que tenía apoyado en la pared. Temblaban. Quizás los Lagartija Nick eran más porosos, vaporosos, no sé. Por ahí no vamos a ningún lado, volvamos a lo que íbamos: bien. "Rock'n'Roll'Zine" sonó así, como la original, a lo ordinario, espontáneo pero con el peso de lo trascendental, extraordinario. "Satélite" trepanaba, giraba "Universal"... Yo qué sé qué más. Si consigues hacerlo así, vuelvo a lo de las amígdalas y fin. 
Pomeray no son una banda tributo, por supuesto. Hicieron ayer dos pases. En el primero, homenajearon a los Lagartija Nick y su álbum Inercia, trayéndose hasta sorpresa porque se subió a tocar la batería Txefo K-Billy, de los Cherry Boppers entre otros. En el segundo, donde tocaron su propio material, yo no estuve, porque es lo que tiene el FestiBal, que hasta que no inventen y comercialicen la bilocación, hay, desgraciadamente, que elegir y emigrar de bar en bar como van los gorriones de pola a pola. Hace unos días me afeitaba mientras escuchaba "Perro" y me dejé perilla por olvido cuando me puse a bailar frente al espejo. La escucharemos en directo en otra ocasión. Lo dejamos pendiente para la próxima, que seguro que habrá otra oportunidad. 

Banda: Pomeray
Escenario: Bar El Tubo
Día: Viernes, 14-07-2017
Número de palabras: 383
Fotografía: Patxeko

No hay comentarios: