sábado, 15 de julio de 2017

Tacoma



Este lo vimos en primera fila y desde que empezaron hasta casi el final... porque hubo que salir a fumar, y ya no volvimos a entrar, que había que trasladarse a otro bar y seguir con el recital. Pero lo que vimos de Tacoma confirmó lo que se podía esperar: rock and roll puro y duro, tocado con buen pulso, dos guitarras de peso y estribillos con rima consonante. ¿Quieres tener claro qué hacen? Te digo tres grupos a los que versionearon y ya no te quedarán dudas: The Black Crowes, Georgia Satellites y Los Deltonos. 
Ya lo decía Hendrik Röver, que el rock americano es posible en castellano, y en Portugalete lo repiten para que nos quede bien claro. Y es que si cada vez que alguien hace algo así por aquí es imposible no acudir a la memoria y mencionar a los Flying Rebollos, puede que dentro de unos años, sean otros los que tengan que hacer lo mismo, y, al mirar hacia atrás, recurran a Tacoma para que quede bien claro de qué hablamos y en qué idioma lo hacemos. 
El idioma del rock and roll es universal. Puedes escuchar a estos tíos y saber lo que dicen aunque no pilles ni una sola palabra. Puedes empezar la noche aquí y terminarla en otro bar viendo al barman bailar al son de los Flying Burrito Brothers como si Gram Parsons llevara rastas y no hace falta que nadie te traduzca nada para entender que el rock and roll es el lenguaje de los instintos, de los secretos que te guardas en lo más hondo de las vísceras. Puedes escribir todo esto sin tener ni puta idea de lo que estás diciendo y, aún así, creer que tiene sentido. 
Puedes pasarte, como hice yo, la mitad del concierto mirando al guitarrista de mi derecha acariciar las cuerdas de su telecaster con el pulgar y, aunque yo no sepa tocar nada, entender el mensaje oculto, disfrutar la delicadeza, leer el espíritu, desvelar el secreto escondido en esa germanía de gestos y sonidos. Universal. Rock and roll puro y duro. 
Después de escribir este último párrafo, yo creo que merezco un descanso y no mirar atrás. Si seguís viniendo por aquí después de esto, y volvéis a leerme escribir una palabra como germanía, no me busquéis, estaré en lo alto del monte Rainier, Tacoma, Washington, Estados Unidos, mirando al infinito y preguntándome por qué, por qué, por qué. 

Banda: Tacoma
Escenario: Bar El Cuervo
Día: Viernes, 14-07-2017
Número de palabras: 408
Fotografía: Holden

No hay comentarios: