Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2017

Fiasco Review! Dispara de Banda Magnética

Dispara ha sido "Un bonito regalo." Esa canción, creo, revela muy bien lo que vas a encontrarte en el disco de Banda Magnética: cierto aire clásico pero con tonalidades atípicas, si te ciñes al canon, vamos. Y esto sucede tanto en la melodía como en la instrumentación, pero, sobre todo, en la arquitectura de las canciones, donde, en los detalles, vas descubriendo matices sugestivos. La canción se sustenta sobre unos cimientos muy sólidos, un patrón bien perfilado, con un riff robusto, los platillos afanados en rematarlo y una parte melódica como en cuesta abajo, al estilo de los primeros y oscuros Stooges, pero con más luminosidad. 
Hay más, espera. 
Solo he hablado de una canción. ¿Quieres algo más general? Banda Magnética se podrían definir resumiéndolo en algo así: una banda de guitarras con canciones de letras voluptuosas. Pero a mí las definiciones nunca me han gustado. De pequeño me regalaron el diccionario Espasa y, cada vez que buscaba una palabra, se me ocurrían más…

Fenómenos, prolegómenos, momentos

Siempre voy poniendo por delante los paños calientes y los contextos más amplios. Esta vez, pensé, para qué, si estaban por allí todos los que saben escribir bien, los que opinan mejor y los que enfocan la cámara con puntería exacta. Para qué, pues. No lo sé, pero sin más prolegómenos, vamos:
Volvían los Atom Rhumba al escenario bilbaíno por excelencia, donde les vimos despedirse, con distintos protagonistas, hace ya unos cuantos años, y lo hacían levantando expectación. La máquina de humo a tope, la platea repetada y ellos arriba para presentar su nuevo disco, del que ya habían deslizado algún corte pero para escucharlo entero habrá que esperar aún unas semanas. Así que no esperes que sepa bien decirte cuáles tocaron y cuáles no, porque no las conozco y como solo me dedico a esto para tratarme la adicción, no he tenido el privilegio de escucharlas con antelación. 
Eso sí, sé que abrieron con "The Sea in You", que es una de las canciones que han adelantado. Sonó o me sonó c…

Dos mil dieci...

Es la época, ya sabes. Hay que mirar hacia atrás y ordenar. Hacer listas, recapitular. A mí eso nunca se me ha dado muy bien. Por dos razones, creo. Una, soy de natural, por coeficiente y tenacidad, incapaz de guardar datos útiles de los que después disponer. Podría, como hago a veces, recopilarlos, organizarlos, y exhibirlos. Pero me da pereza. Por otro lado, tengo una razón ética, de valores. Nunca he sido yo mucho de esgrimirlos porque soy más bien de dudar y poner mejillas, pero la verdad es que este blog nació con espíritu irreverente, caprichoso y mudable, y así quiero que muera. Le tenemos un poco de alergia a las convenciones y a lo establecido, aunque luego seamos un animal falible y lleno de taras como todos los demás.
Por eso, un año más, no esperéis aquí listas de lo mejor del año y cosas así. No os voy a decir cuál ha sido el mejor concierto al que he asistido, por ejemplo, porque, entre otras cosas, ni con una pistola en la sien creo que sería capaz de decirlo con since…

Sudor sí

Con mucho retraso y sin ganas, para qué nos vamos a engañar, nos pasamos por aquí para hablar de Sudor y su concierto en el Tubo de Barakaldo el pasado sábado.  El retraso ha sido inevitable y las ganas se perdieron porque con el tiempo que pasa también se marcha la inmediatez, la urgencia y el ímpetu, y creo que para hablar de esto había que haberlo hecho así: en caliente, sin ambages, con las marcas aún en la piel.  Y no pudo ser.  Sin embargo, me parecía casi peor dejar pasar la oportunidad de registralo que hacerlo sin que fuera como me hubiera gustado hacerlo. Así que por eso lo he hecho: lo del galimatías que acabo de escribir y lo de escribir en general.  El fin de semana pasado en el Tubo tembló hasta el rotulado del poster de los Spermbirds. Hubo doble sesión dos días seguidos y el éxito fue rotundo en ambos. De las cuatro bandas, yo solo pude ver a una. El viernes no pude ni acercarme, y, el sábado, Rizoma ya había acabado para cuando conseguí entrar dentro. Dentro era dent…

Ya retumban

Y se alumbraron Los Retumbes. Lo dijo Andrés, no podía ser al revés, tenía que ser ahí, en El Tubo.  No hay mejor unidad de neonatos cuando te vienen gemelos y con una banda bajo el brazo. Y así fue. Era y fue uno de los debuts más esperados en nuestra estrecha margen. Los audios habían corrido de estraperlo por las oscuras y húmedas calles de nuestra anteiglesia. Los rumores también; se oía el eco en los baños de los tugurios: "han nacido Los Retumbes, tío", susurraban voces de ultratumba, "o tía". Y nacieron. Nacieron para retumbar y a fe que lo hicieron, pardiez.
Le podremos decir a los que no estuvieron que nosotros sí estuvimos allí: el dos de diciembre de dos mil diecisiete. Fuera hacía frío y llovía a rachas. La gente se agolpaba en los bares. Cenas de empresa, comidas de colegas, familias que se adelantan a la navidad. Había hasta fútbol para hipnotizar. En las barras, la paciencia ganaba a la sed: tenías que luchar por el turno para solicitar refrigerios…

A Chill ipú...

... apú. El chil no sé aún lo que es. Pero ya te digo que arrolla. Los Chill Addicts llegaron el viernes al Tubo, chilearon y de la misma pillaron camino para Segovia. Es la primera vez que la ristra de etiquetas que se le aplican a una banda tiene su razón de ser. Había leído por ahí, antes de venir, que los Chill Addicts hacían punk, metal, rap, ska, reggae y sus diversas mezclas. Bueno, pues ninguna está de más, sí, así fue. Pueden pasar de Korn a Kortatu (más bien a Negu Gorriak) sin dejar de salirse de Rage Against the Machine y poniéndole a todo un toque rocksteady.  Y esas mezclas diversas las hacen con tres miembros que no se pusieron a contar cabezas para regatear esfuerzo. Los tres tienen micrófono y un instrumento para cada uno: el cantante toca la guitarra, el bajista el bajo y el batera la batería, si aún tenía algo de reputación, después de esta lista la habré perdido entera. Destaca la capacidad torácica y la versatilidad del cantante, que lo mismo pasa del alarido pel…

Entradas anticipadas, muy anticipadas

No creo que le interese a nadie, pero hace tiempo que no me ocurría esto y voy a contarlo. No es que me apetezca hablar de mí (ni de mi libro), pero haciéndolo voy darle eco a ciertas noticias que merecen ser promocionadas.
Hacía tiempo que no tenía compradas hasta cuatro (¡cuatro!) entradas para cuatro eventos (conciertos, no nos pongamos solemnes) aún cuando falta mucho tiempo para que estos tengan lugar. A saber, a día de hoy, ya he hecho el dispendio para ver en directo a varias bandas que actuarán los días 29 de Diciembre de 2017 y 17 de Febrero, 7 de Marzo y 10 de Marzo de 2018. Anda que no hay antelación, ¿verdad? Nadie sabe lo que puede pasar de aquí a entonces, pero, por si acaso, no nos lo pensamos y las cogimos todas con prioridad. Además, si te soy sincero, también me hace ilusión eso: que lo tengo que contar en plural, que vamos a ir los dos.
El primero, el que tendrá lugar el 29 de Diciembre de 2017, será el estreno en Bilbao del último disco de Atom Rhumba. Tocarán en …

Fiasco Review!: Always Young de Faltons

Algo se mueve en Portugalete, o, probablemente, lleva ya tiempo moviéndose y nosotros no nos habíamos enterado. Vamos a intentar reflejarlo aquí, en este blog, porque, en los próximos días, y sin que nadie nos lo haya pedido, hablaremos del trabajo de dos o tres bandas que coinciden ensayando en el histórico Matadero, convertido ahora, o hace tiempo, no lo sé, en algo más que un local de ensayo. Lo dicen ellos mismos: "Lokal bat baino gehiago, bizimodu bat." Como plataforma de promoción musical con aspiraciones de sello discográfico, y colaborando con una red más amplia que incluye la taberna Arana o la asociación Pikotos Rock Elkartea (organizadora, entre otras cosas, de la feria musical que, recientemente, celebró su segunda edición), Matadero Records ha sacado, tan solo hace unos días, un cedé que recoge la producción que, en silencio para muchos que no estamos lo suficientemente cerca, se está llevando a cabo en esos locales. Por tres euros, puedes conseguir una muestra…