Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero, 2018

Sin propósito ni conocimiento

Bien, vamos a aprovechar diez minutos de esta, aparentemente, soleada mañana. Solo quería darle un poco de sentido a lo que hice en los últimos y los primeros días de este año que acabamos de estrenar y del que recién despedimos. Anuncié que iba a publicar una serie de reseñas sobre los discos que había ido escuchando en 2017 y, al final, me quedé en cinco: Banda Magnética, Desorden, Cyanide Pills, José Ignacio Lapido y Josele Santiago. Se me quedaron en el tintero unos cuantos, pero estaba claro que eso iba a ocurrir. Nos dimos menos de una semana de plazo para cubrirlos todos y, aunque parezca fácil, escribir me suele llevar su tiempo, y el tiempo no sobra últimamente.
Así que, antes de seguir adelante, y viendo que 2018 se presenta, como todos los años, la verdad, apasionante, y habrá nuevos álbumes y más cosas que contar, me he encontrado con un rato solo en casa, con café recién hecho y el ordenador abierto sobre la mesa, y me he dicho, disfruta de diez minutos para cerrar esto.

Un día de perros

Encogí los hombros y perseguí las sombras. El frío se olía. Una celosía vaporosa cubría cada esquina. Como si hubieran protegido los edificios con telones de organza; como si la ría pulverizada se hubiera quedado suspendida en el ambiente. Se me encharcaron las botas antes de llegar al Satélite T. Había poca gente dentro y, por lo que se veía, pocas ganas de empezar en punto, así que me puse a fumar, allí, bajo la cornisa, viendo el puente de Deusto como si fuera un daguerrotipo de lo que fue; contando las luces encendidas que se suponían ritmo y pensando cosas como ésta: un día típico de Bilbao, un sábado de perros perfecto para ver en directo a Dogo.
Antes de cantar "Susan", Juan Diego Fuentes se explicó: "A mí me gusta contar historias principalmente." A mí también. La diferencia principal es que él las canta, yo las cuento para disculparme cuando escribo de lo que ellos cantan. Cuando fumaba mirando hacia el puente pensaba en todo lo que él y sus mercenarios c…

Fiasco Review!: Transilvania de Josele Santiago

Oye, yo cuando tenía muchos menos años, ya tenía problemas de crecimiento (y no físicos) y mucha propensión a la tragedia. Jugueteaba con el nihilismo más patético y pasaba los domingos con resaca y sintiéndome solo y estúpido. Solía montarme en el tren de cercanías, con mi walkman en la chamarra, sin paraguas si llovía, y me acercaba a la Plaza Nueva para comprar libros de segunda mano y cassettes grabadas. Recuerdo un día de primavera que por lo que fuera estaba solo y llegué de madrugada a casa. Me duché sin dormir. Desayuné pan duro con york mohoso y me bajé a la estación. Recuerdo comprarme el Rayuela de Julio Cortazar, una cinta de Silvio Rodríguez, un paquete de cigarrillos y dos latas de cerveza. Recuerdo volverme a montar en el tren odiando a las multitudes y a la raza humana en general, bajarme en Zorroza, caminar hasta el matadero y sentarme en la dársena con los pies colgando sobre la ría turbia. Meter la cinta en el walkman, abrir el libro, encender un cigarrillo, darle …

Fiasco Review!: El alma dormida de José Ignacio Lapido

Voy a hacer algo que quizás sea incorrecto o contraproducente, pero me parece una manera distinta y socorrida de acercarme a este disco. Voy a hablar de El alma dormida de José Ignacio Lapido como si Lapido acabara de empezar en esto. No voy a recordar que es su octavo álbum en solitario; que lleva publicándolos desde 1999; que antes estuvo 091 y, recientemente, ha vuelto a estar; que su forma de escribir y grabar música ha marcado a muchos, de norte a sur y pasando por el mismo centro, que han venido detrás de él para hacer lo mismo o parecido. No lo voy a hacer pero ya lo he hecho.
El alma dormida apareció por octubre y contiene once canciones con Lapido a la voz y las guitarras pero acompañado por banda, con algún medio tiempo, los teclados tomando protagonismo y letras con calado, bien prensadas y repujadas por una caudalosa imaginería personal. 
El disco se abre con "¡Cuidado!", canción que cumplió a la perfección su función de sencillo y adelanto. A la primera, ya se i…

Fiasco Review!: Sliced and Diced de Cyanide Pills

Creo que en su país usan habitualmente la etiqueta "power-punk", con versiones más barrocas dependiendo de quién escriba. También suelen usarla para hablar de Cyanide Pills. Los británicos sacaron en 2017 su tercer larga duración: Sliced and Diced. Largo fue: dieciocho canciones, aunque ninguna alcanza los tres minutos. Si la etiqueta es adecuada o no es algo que, sinceramente, no importa una mierda. Lo que realmente debería importarnos es que todas ellas, las dieciocho canciones, las incluyas en la categoría que las incluyas, son ejemplos diáfanos de cómo ha de escribirse una buena canción: hits en potencia. No sobra una coma. Y yo de eso sé, que me sobran muchas.
Ya lo habían ido haciendo antes, poco a poco, pero en este disco, Cyanide Pills dan el paso definitivo. Lo hacen, además, en lo musical y en lo lírico. Me explico, por inercia:
Por un lado, han conseguido un disco insultantemente compacto y variado, que pasa de un género a otro, columpiándose en las normas y los …

Fiasco Review!: Mucho kaos de Desorden

Si yo escribiera tan rápido como ellos tocan, a estas alturas, ya había terminado esta entrada. Te lo telegrafío: su primer disco tiene siete canciones. Una es una intro instrumental que no va al principio, lo que parece, precisamente, una declaración de eso pero en plural. Otra no es de ellos del todo, pero tampoco de Lie Detectors, y en ambos casos lo parece. La primera la cantan en euskera y las demás en castellano, lo que viene a dar un poco igual porque en la mayoría hablan de lo mismo, lo digan como lo digan.
Como ellos con la intro, yo también lo pongo donde quiero y lo digo ahora: estábamos hablando de Desorden y de su disco "Mucho kaos..." o "Mucho kaos y" o "Mucho kaos y desorden". Yo no lo tengo claro, depende de si leo aquí, allí, veo su bandcamp o me guío por la portada de su disco o el lomo de la caja del mismo. La verdad, da igual y casi que mola.
Te voy a contar lo circunstancial, lo que es más fácil de contar porque es solo leer más que …