Ir al contenido principal

Fiasco Review!: El alma dormida de José Ignacio Lapido



Voy a hacer algo que quizás sea incorrecto o contraproducente, pero me parece una manera distinta y socorrida de acercarme a este disco. Voy a hablar de El alma dormida de José Ignacio Lapido como si Lapido acabara de empezar en esto. No voy a recordar que es su octavo álbum en solitario; que lleva publicándolos desde 1999; que antes estuvo 091 y, recientemente, ha vuelto a estar; que su forma de escribir y grabar música ha marcado a muchos, de norte a sur y pasando por el mismo centro, que han venido detrás de él para hacer lo mismo o parecido. No lo voy a hacer pero ya lo he hecho.

El alma dormida apareció por octubre y contiene once canciones con Lapido a la voz y las guitarras pero acompañado por banda, con algún medio tiempo, los teclados tomando protagonismo y letras con calado, bien prensadas y repujadas por una caudalosa imaginería personal. 

El disco se abre con "¡Cuidado!", canción que cumplió a la perfección su función de sencillo y adelanto. A la primera, ya se intuye lo que se podrá encontrar en el resto del álbum: reflexiones reposadas pero sin pretensión, con más sinceridad que artificio, elaboradas sobre imágenes potentes, bien por originales, bien por recurrentes pero sacadas de contexto, y todo embozado por guitarras enérgicas sin dobleces aparatosas y con ese fondo vibrante que le aporta el Wurlitzer. "No hay prisa por llegar" es preciosista y tiene esa reverberación perceptible que parece recoger los huecos que llena la música, recuerda a un Tim Easton castellano. Con acústica y palmas en "Estrellas del purgatorio" canta una de esas canciones de recogimiento y ponderación, de las que aguardan pacientemente hasta que un día suena por casualidad y te ilumina un rincón de la conciencia. En "La versión oficial" se aprecia la serenidad con la que Lapido refuerza la firmeza y contundencia de unas frases que quedan perfectamente engastadas en los versos. Esa es, quizás, más allá de los recursos literarios, la dicción o el vigor de sus imágenes, su principal virtud, y es la que mejor declara por qué las canciones son buenas: no es poesía, es música, y las frases no son frases son versos que calzan perfectamente y que aparecen con naturalidad e inmediatez. Además, Lapido no escribe versos sueltos, frases ocurrentes que quedan volando en el infinito. La letra progresa y las ideas fluyen de verso en verso sin que chirríen los acoples. Y tampoco afirma; en su lugar, desliza, impregna, deja que te acerques y seas tú el que ahondes, interpretes, percibas y acabes por concluir. Yo, por ejemplo, en "La versión oficial", le oigo cantar que la realidad no es como nos la han contado pero también que los sueños mienten y le escucho hablarme de la necesidad de reaccionar ante lo presente, ante lo real, lo inmediato, sin empeñarnos en abstracciones poéticas e idealistas sobre sueños y epifanías utópicas: "el tiempo, lo soñado y lo real, lo que llega y se nos va", cantará en "Lo que llega y se nos va", una canción llena de expectación y cierta nostalgia moderada por el órgano. Pero esa lectura es mía, porque las canciones se prestan, porque dejan caminos abiertos para que las palabras y los acordes te acaben apuntando hacia donde tú quieras ir, aunque acabes perdiéndote. 

Las canciones del disco también dejan clara la labor y repercusión de los acompañantes, como en "Nuestro trabajo", una canción de ritmo cautivador, donde los instrumentos agrandan su magnitud para despejarse por separado y manejarse en conjunto, todo a la vez, con el equilibrio adecuado para mantener la delicadeza de una canción, con palmas y todo, que se sostiene con esa energía controlada de la que ya hemos hablado y que yo creo que es marca de la casa en este álbum. Lapido parece gobernar los momentos de arrobo, la gravedad y el ímpetu, para darle más autenticidad y precisión a lo que canta y cuenta. A ello le ayudan, con sutil mesura y buenas ligaduras, el resto de los que llamamos acompañantes y que deberíamos mencionar antes de acabar: Víctor Sánchez a la guitarra, Raúl Bernal a los teclados, Popi González en la batería y Jacinto Ríos al bajo. Todos ellos aparecen en el vídeo de "¡Cuidado!", a cargo de Tacho González, sin cables, con planos limpios, colores diluidos y perfiles francos, en la línea de lo que hemos dicho aquí. 

Porque, en general, eso es lo que nos ha quedado del disco de Lapido, la sensación de haber asistido a una clase magistral de escritura de canciones, sin perder identidad ni vigencia, con empatía y sin hermetismo. Lapido roza el apogeo sin dar saltos al vacío, sin amaños ni fingimientos. Todo el álbum se mantiene en los límites de la fogosidad propia del rock & roll, tanto en lo performativo como en lo musical como en lo lírico. Y, lo principal, sin que esto sea un ejercicio para iniciados, público reducido o amigos de la introspección más sesuda y tediosa. No, el disco se disfruta: no tiene nada que ver con el daño irreparable que acabamos de proporcionarle con esta reseña larga y farragosa. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Esto es un... FESTIBAL (Sin nombre, pero con B de Baraka)

La culpa la tienen ellos. Sí, les apunto con el dedo: los hosteleros del pueblo. Quién si no iba a ser capaz de convertir las fiestas patronales en lo más parecido a un festival de rock alternativo e itinerante, sin patrocinio comercial ni zona de acampada, sin grandes aspiraciones de negocio pero con un buen repertorio de bandas, al que todos nos apuntaríamos con los ojos cerrados. Ellos. Culpables. Llevan haciéndolo unos cuantos años seguidos ya. Y este año va a ser igual.
Lo vais a ver ahora mismo bien claro. Y, recordad, esto pasa en Barakaldo, donde llevamos años preguntándonos qué fue de nosotros y dónde quedó nuestra identidad. Pues esto pasa acá:
En menos de diez días, más de tres decenas de conciertos, con bandas locales y no tan locales. Con gente que ha grabado ya varios discos, que tiene reseñas en el Ruta 66, hasta premios, muchas tablas... Y otros con menos, con menos de todo, pero con resolución y hambre. Bandas que han tocado en festivales, en salas espaciosas o en ot…

Si Johnny Thunders levantara la cabeza...

... Se la golpeaba contra la pared para asegurarse de que esto no es un sueño. Luego, convencido, seguro que se apuntaba a la fiesta como deberíamos de hacer todos nosotros, amiguitos y amiguitas. ¿Estabais esperando esto, verdad? En absoluta primicia: ahí lo tenéis, el esperado cartel de conciertos que nos han preparado en el Tubo para amenizarnos las fiestas patronales. Así, no me jodas, hasta The Heartbreakers se apuntarían a honrar a la virgen del Carmen. 

La jarana comenzará con pedigrí, porque el Jueves 13 subirán desde Granada los Copycats para honrar el punk de finales de los setenta con buen pulso y actitud. El viernes 14, es decir, al día siguiente, Pomeray, más chulos que nadie, harán un concierto especial de dos pases para celebrar la inauguración festiva. Ya no se para, porque el sábado, Macarrones, de los que ya hemos hablado en este blog, llegarán desde Madrid para ensalzar esa corriente musical que va desde Turbonegro hasta Porco Bravo. El domingo no se descansa y, pa…

Putakaska

Tengo el oído derecho como la cavidad de una concha de gastrópodo. Si te acercas, no es que escuches el océano, es que viajas hasta la zona oeste del cabo de Hornos en un día de fuertes vientos. Son las consecuencias de ver en directo a los Putakaska desde primera fila, aunque escorado, cerca del equipo de sonido. Igual que también es consecuencia del concierto que la camisa que llevaba puesta vaya probablemente a la basura. Porque fue así: ellos estuvieron inspirados y fogosos arriba pero, abajo, la peña no les fue a rebufo. Como ya me puse moñas con Los Roñas al concierto de los Putakaska entré a flor de piel, como se dice, creo, en Román paladino. En la pared se leía ya la lista de canciones y te entraban aún más las ganas de que empezaran. Y empezaron a fuego con “Mil demonios” para cerrar el primer tercio del concierto con “Sé tú mismo” y “Vives” del histórico Vivo vacilando que dio paso a “Verano’86” de su último disco, Pegarles Fuego, canción que tuvieron que recuperar al final…