Ir al contenido principal

Una despedida eterna



El martes dormí en una Vitoria-Gasteiz decorada con una lámina de nieve. Me acerqué a El Parral a ver un concierto, midiendo con tiento cada paso que daba. Al llegar, pedí de beber, y viendo que había gente pero hueco suficiente para coger sitio luego, y que Los Retumbes aún estaban preparándose, salí fuera a fumar. 
Debajo de la cornisa, viendo a la gente bajar por la cuesta con cuidado, fumaba sin prisa mientras miraba al otro lado de la acera: un portal, el Gora Project, la vidriera de las escaleras mecánicas escondiéndolo todo. 
Se lo dije luego a Manu, cagüenla, es que podía verle allí, sentado. Los dos sentados en el portal, tirando de cerveza, compartiendo cigarrillos, con las piernas estiradas y en feliz conversación. Lo conté cuando se fue y escribí en este mismo blog para despedirle. Ese fue el día que más cerca estuve de Pulpo. Hablamos con franqueza, sin prisa por terminar con las palabras, riéndonos y poniéndonos serios, dejando pausas exactas para fumar. 
Aquella era una tarde templada de junio, la gente se quedaba fuera para reconfortarse bajo el sol. El pasado martes, caían los copos con inercia y se hacían vahos de humo con las conversaciones. La gente se escondía bajo los cuellos de sus abrigos. Nadie se sentaba en el portal: y yo era capaz de vernos a los dos allí sentados. Como si estuviera volviendo a pasar. 
Se lo dije luego a Manu, cagüenla, es que podía verle allí, sentado. Cómo se las ha arreglado, le pregunto, para quedarse ahí agarrado. Si no nos dio tiempo ni a hacernos amigos, si nos vimos de pascuas a ramos, si los abrazos eran sentidos pero escasos. Manu me contesta: "Eso exactamente es y era Pulpo". 
Pues Pulpo se merece que le despidamos como no pudimos despedirle hace un año: con la alegría que él desprendía, escondiendo nuestras penas y oscuridades como él sabía esconderlas, pensando que es mejor celebrar y reír que lamentar y llorar. Yo no me lo pensaría. Yo ya tengo las entradas y, si lo que llamamos causa mayor no lo impide, estaremos allí para atestiguar que será un día de esos que guardas en la memoria para siempre: desde que se suban los Riff Truckers hasta que termine la After Party, no dejaremos de celebrar que la música nos llena porque gracias a ella nos lleva a gente como el Pulpo que, por muy lejos que esté, siempre estará ahí, sentado en el portal, riéndose a carcajadas, vacilando, lanzando el cigarrillo con un pititaco al infinito. 

Ostias, no lo penséis más, os arrepentiréis. 17 de Febrero de 2018 en la Sala Santana 27 de Bolueta, Bilbao: PULPOFEST. Homenaje a Asier Martínez Mintegi, "Pulpo". Podréis ver en directo a Riff Truckers, Kaotiko, Desakato, Motociclón y los mismísimos organizadores, Porco Bravo, que anuncian una pausa larga para renovarse y reforzarse. Señor No y Hey Hey My My animarán la fiesta posterior. Habrá más sorpresas, cerveza para la ocasión y hasta camisetas serigrafiadas con el póster del evento para que os dejéis los cuartos. Aún estáis a tiempo, no os lo penséis. Si aún tenéis dudas, pinchad en la última palabra de esta frase y leed la entrevista que le hace Tom Hagen a Manu Porco Bravo en Mondosonoro.com. O, echadle un vistazo al vídeo que comparto abajo, pero no lo penséis más y adelante, apuntaros a la fiesta y despidamos a Pulpo como debe: solo es el principio de una despedida que durará eternamente. 

Posdata: Aun a riesgo de ponerme moñas, y con la alevosía que supone hacerlo público, todo mi ánimo a los Porcos y su enorme familia, piara incluida, porque para todos será un día especial y los nervios se mezclarán con la ilusión. Un abrazo a todos ellos. 




Comentarios

Entradas populares de este blog

Esto es un... FESTIBAL (Sin nombre, pero con B de Baraka)

La culpa la tienen ellos. Sí, les apunto con el dedo: los hosteleros del pueblo. Quién si no iba a ser capaz de convertir las fiestas patronales en lo más parecido a un festival de rock alternativo e itinerante, sin patrocinio comercial ni zona de acampada, sin grandes aspiraciones de negocio pero con un buen repertorio de bandas, al que todos nos apuntaríamos con los ojos cerrados. Ellos. Culpables. Llevan haciéndolo unos cuantos años seguidos ya. Y este año va a ser igual.
Lo vais a ver ahora mismo bien claro. Y, recordad, esto pasa en Barakaldo, donde llevamos años preguntándonos qué fue de nosotros y dónde quedó nuestra identidad. Pues esto pasa acá:
En menos de diez días, más de tres decenas de conciertos, con bandas locales y no tan locales. Con gente que ha grabado ya varios discos, que tiene reseñas en el Ruta 66, hasta premios, muchas tablas... Y otros con menos, con menos de todo, pero con resolución y hambre. Bandas que han tocado en festivales, en salas espaciosas o en ot…

Si Johnny Thunders levantara la cabeza...

... Se la golpeaba contra la pared para asegurarse de que esto no es un sueño. Luego, convencido, seguro que se apuntaba a la fiesta como deberíamos de hacer todos nosotros, amiguitos y amiguitas. ¿Estabais esperando esto, verdad? En absoluta primicia: ahí lo tenéis, el esperado cartel de conciertos que nos han preparado en el Tubo para amenizarnos las fiestas patronales. Así, no me jodas, hasta The Heartbreakers se apuntarían a honrar a la virgen del Carmen. 

La jarana comenzará con pedigrí, porque el Jueves 13 subirán desde Granada los Copycats para honrar el punk de finales de los setenta con buen pulso y actitud. El viernes 14, es decir, al día siguiente, Pomeray, más chulos que nadie, harán un concierto especial de dos pases para celebrar la inauguración festiva. Ya no se para, porque el sábado, Macarrones, de los que ya hemos hablado en este blog, llegarán desde Madrid para ensalzar esa corriente musical que va desde Turbonegro hasta Porco Bravo. El domingo no se descansa y, pa…

Putakaska

Tengo el oído derecho como la cavidad de una concha de gastrópodo. Si te acercas, no es que escuches el océano, es que viajas hasta la zona oeste del cabo de Hornos en un día de fuertes vientos. Son las consecuencias de ver en directo a los Putakaska desde primera fila, aunque escorado, cerca del equipo de sonido. Igual que también es consecuencia del concierto que la camisa que llevaba puesta vaya probablemente a la basura. Porque fue así: ellos estuvieron inspirados y fogosos arriba pero, abajo, la peña no les fue a rebufo. Como ya me puse moñas con Los Roñas al concierto de los Putakaska entré a flor de piel, como se dice, creo, en Román paladino. En la pared se leía ya la lista de canciones y te entraban aún más las ganas de que empezaran. Y empezaron a fuego con “Mil demonios” para cerrar el primer tercio del concierto con “Sé tú mismo” y “Vives” del histórico Vivo vacilando que dio paso a “Verano’86” de su último disco, Pegarles Fuego, canción que tuvieron que recuperar al final…